06 abril 2011

EL EXITO ES FACIL, PERO EL FRACASO TAMBIEN

articulo de JIM ROHN

La gente me pregunta cómo me volví exitoso en un período de seis años en el que muchos otros no lo lograron. La respuesta es muy simple: Las cosas que a mí me parecían fáciles de hacer, a otros les parecía fácil no hacerlas.

A mí me pareció fácil fijarme las metas que cambiaron mi vida.
A los demás les pareció fácil no hacerlo.
Me pareció fácil leer los libros que podían afectar mis pensamientos y mis ideas.
A los otros les pareció igualmente fácil no leerlos.
Me pareció fácil asistir a las clases y seminarios, y rodearme de gente exitosa. A los demás probablemente no les pareció importante.
Si yo tuviera que hacer un resumen, diría que me pareció fácil hacerlo.
A los demás también les pareció fácil no hacerlo.

Seis años después, soy millonario y ellos todavía están culpando a la economía, al gobierno y a las políticas de las compañías, de esta manera ellos rechazaron hacer lo básico, las cosas fáciles.

De hecho, la razón principal por la que muchas personas no están logrando lo que ellos podrían y deberían lograr, puede resumirse en una solo palabra: Dejadez o DESIDIA

No es la falta de dinero – los bancos están llenos de dinero. No es la falta de oportunidades – Norte América y gran parte del Mundo Libre, continua ofreciendo las mas abundantes posibilidades de los últimos seiscientos años.

No es la falta de libros – las bibliotecas están llenas de libros y son gratis! . Tenemos suficientes ministros, líderes, consejeros y asesores. Todo lo que se necesita para volverse rico, poderoso y sofisticado está a nuestro alcance. La principal razón de que muy pocos aprovechen todo esto es simplemente, dejadez.

La Dejadez es como una infección. Si no se elimina se expandirá por todo nuestro sistema de valores y eventualmente nos llevará a un completo fracaso de lo pudo haber sido una vida próspera y feliz.

No hacer las cosas que nosotros mismos sabemos que podemos hacer nos causa sentimientos de culpa y esa culpa nos conduce a una erosión de nuestra autoestima.
Cuando disminuye nuestra autoestima, también lo hace nuestro nivel de actividad.
Y cuando disminuye nuestro nivel de actividad, nuestros resultados inevitablemente disminuirán.
Cuando se afectan nuestros resultados, nuestra actitud comienza a debilitarse.
Cuando nuestra actitud comienza el lento cambio de positiva a negativa, nuestra autoestima y confianza en uno mismo disminuye aun mas... y así poco a poco se extingue.

Por eso mi sugerencia es que cuando tengan que escoger entre “fácil de hacerlo” y “fácil de no hacerlo” no deje de hacer las actividades y disciplinas “simples”, “fáciles”, pero que potencialmente te pueden cambiar la vida.




Jim Rohn

22 marzo 2011

NO TE RINDAS

NO TE RINDAS, AUN ESTAS A TIEMPO
DE ALCANZAR Y COMENZAR DE NUEVO
ACEPTAR TUS SOMBRAS,
ENTERRAR TUS MIEDOS
LIBERAR TU LASTRE
RETOMAR EL VUELO.

NO TE RINDAS, QUE LA VIDA ES ESO
CONTINUAR EL VIAJE
PERSEGUIR TUS SUEÑOS
DESTRABAR EL TIEMPO
CORRER LOS ESCOMBROS
Y DESTAPAR EL CIELO.

NO TE RINDAS, POR FAVOR NO CEDAS
AUNQUE EL FRIO QUEME,
AUNQUE EL MIEDO MUERDA,
AUNQUE EL SOL SE ESCONDA
Y SE CALLE EL VIENTO,
AUN HAY FUEGO EN TU ALMA
AUN HAY VIDA EN TUS SUEÑOS.

PORQUE LA VIDA ES TUYA
Y TUYO TAMBIEN EL DESEO
PORQUE LO HAS QUERIDO
Y PORQUE TE APRECIO,
PORQUE EXISTE EL VIENTO,
Y EL AMOR ES CIERTO
PORQUE NO HAY HERIDAS
QUE NO CURA EL TIEMPO.


ABRIR LAS PUERTAS
QUITAR LOS CERROJOS
ABANDONAR LAS MURALLAS
QUE TE PROTEGIERON.

VIVIR LA VIDA Y ACEPTAR EL RETO
RECUPERAR LA RISA,
ENSAYAR EL CANTO,
BAJAR LA GUARDIA Y EXTENDER LAS MANOS
DESPLEGAR LAS ALAS
E INTENTAR DE NUEVO
CELEBRAR LA VIDA Y RETOMAR LOS CIELOS.

NO TE RINDAS, POR FAVOR NO CEDAS,
AUNQUE EL FRIO QUEME
AUNQUE EL MIEDO MUERDA
AUNQUE EL SOL SE PONGA, Y SE CALLE EL VIENTO,
AUN HAY FUEGO EN TU ALMA,
AUN HAY VIDA EN TUS SUEÑOS,
PORQUE CADA DÍA ES UN COMIENZO NUEVO
PORQUE ESTA ES LA HORA Y EL MEJOR MOMENTO
PORQUE NO ESTAS SOLO (a)
PORQUE YO TE ESTIMO.

autor: Mario Benedetti;
ensayista, poeta y escritor Uruguayo 1920-2009

18 marzo 2011

EL SECRETO DE LAS AGUILAS

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas.

Volar se hace ya tan difícil! Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durara 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo.

Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de cinco meses, sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más.

Situaciones parecidas nos suceden a lo largo de la vida. Hay momentos en que parece que ya hemos dado en nuestro (trabajo, familia, comunidad, Congregación) todo lo que teníamos. Pareciera como si hubiéramos agotado nuestra creatividad y que ya no tenemos mucho que aportar.

Nuestra vida suele verse gris y envejecida. ¡Estamos en un punto de quiebre!. O nos transformamos como las águilas o estaremos condenados a morir. La transformación exige, primero, hacer un alto en el camino, tenemos que resguardarnos por algún tiempo. Volar hacia lo alto y comenzar un proceso de renovación.

Solo así podremos desprendernos de esas viejas uñas y plumas para continuar un vuelo de renacimiento y de victoria. Y ¿cuáles son esas plumas y uñas de las que tenemos que desprendernos?. Pues, cada uno puede identificarlas fácilmente en sus vidas: son aquellas actitudes, vicios y costumbres que nos impiden el cambio, que nos atan al pasado, a la mediocridad a la falta de ánimo para empezar la lucha.

En otros puede tratarse de resentimientos, complejos, baja o alta autoestima, que nos nublan la vista y la capacidad de ser objetivos con nosotros mismos. Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causan dolor. Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Es increíble descubrir en la Biblia, que ya el salmista (1000 a 800 años antes de Cristo) conocía el secreto de las águilas:
"El perdona todas tus culpas y sana todas tus enfermedades. El rescata tu vida de la tumba y te colma de amor y de ternura, sacia de bienes tu existencia, y te rejuveneces como un ÁGUILA"
Salmo 103: 3-5

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Siguenos en:

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedInRSS FeedEmail